Atención, porque el Psc anuncia que no va a hacer oposición, pon, pon

1413920125_252841_1413920393_noticia_normal

Este señor Iceta.

Le preguntan:

P. ¿A qué está dispuesto a renunciar el PSC para pactar [con Mas]?

Y contesta:

R. El PSC renunciaría a hacer oposición, lo que tendría un coste político muy elevado.

Como si el Psc hubiera

E M

A día de hoy, este periódico es uno de los más bellamente diseñados del mundo. Ya comprendo que esta columna es un lugar delicado para decirlo pero es mi lugar y además estoy legendariamente en contra de la fatua modestia.

Esquerra, el partido que canta p’atrás

B0F95BgCQAAByOt

El público está convencido de que una candidatura única entre Convergencia y Esquerra (Izquierda) beneficiaría solo a Convergencia. Es más. El público añade con gran énfasis que sería la única tabla de salvación para el partido de Arturo Mas. El

La estrella azul

DOSSIER-COMERÇOS-revisat-300x246

Esta campaña del comercio amigo. Nada que ver con los nazis, desde luego. Los nazis marcaban los comercios enemigos. Espero que los analistas distingan y no caigan en los habituales excesos.

____

1984

Y dice que las palabras tienen su piel

1413658634_391610_1413658888_noticia_normal

¿Hay un problema con Cataluña? No. Hay un problema con España. Un problema con los españoles. Un problema, exactamente, con los políticos españoles. Ahí va un trozo de la entrevista que El País publica con Susana Díaz, la dirigente del

Voy a llamar al Ayuntamiento

14135695194914 Querido J:

Aquello de Artur Koestler, tan didáctico: «¿Viene usted a conocer al escritor. Desconfíe. Es decepcionante. Será como si después de haber comido foie-gras fuese usted a conocer la oca en persona.» Koestler suele tener razón. En la idea

Abstención ante el plebiscito

phplxjbueartur_mas_5

Esta inteligente propuesta de Pericay debe considerarse. No solo  por el carácter torticero que quiere darle el presidente Mas a las elecciones. Es improbable, además, que las elecciones se desarrollen bajo reglas mediáticas vagamente vinculadas con la democracia.

Pero la

Página siguiente »