Surmenage (VII)

Cenando en una calle de Jerez. Entre los modos urbanos contemporáneos probablemente no haya ya nada más molesto que una terraza. Destacan, siempre en vanguardia, las terrazas de la Rambla de Cataluña, que son terrazas con ciclista. Desde la leyes

Surmenage (VI)

La cuestión añadida es que estoy en Zahara y en una oración el verbo es lo único que manda. Estoy. Es una sensación agradable. Por lo general las personas utilizan las vacaciones para flotar dos palmos por encima del suelo.

Surmenage (V)

pal

Yo me encuentro en Zahara como un Adán. Me gustan hasta sus molestias. Por ejemplo, el tiempo. El tiempo es variable e incierto, y está regido por la acción de dos grandes vientos principales, el que viene de Levante y

Surmenage (IV)

Como soy un hombre célebre me llevan a visitar las bodegas de González Byass. Conozco otras en Jerez, las del Fino Quinta, de Osborne. Estuve en ellas en 1977, cuando Camarón presentó La leyenda del tiempo. Es fama que

Surmenage (III)

 

Yo tengo un pimpi que se llama Fernando Santiago, y es de Cádiz, vagamente socialdemócrata, más lo primero. Hace unas semanas dejó la presidencia de la Asociación de la Prensa de Cádiz, a la que pertenezco con honra, y

Surmenage (II)

Vuelvo en la alta noche de algún lado, con la música en el coche. Es un gran momento del viaje. Alguien fresco, despejado y seguro conduce. Yo al lado, turbio y concentrado en los recuerdos que es para lo que

Surmenage (I)

En Casas, Manolo parte un Sánchez Romero de siete años. Cómo estará el jamón, en qué punto de transparencia e intensidad, que el Joselito de luego parece carne cruda. A veces ha sucedido al revés. Yo me desconfío, y no

« Página anteriorPágina siguiente »