Última palabra, venia

A las siete y dos minutos el juez Marchena dijo:

—Muchísimas gracias a todos. Visto para sentencia. Abandonen la sala, por favor.

Como procede, él pronunció la última palabra. Antes cada uno de los acusados había pronunciado la suya. Ninguno

Los renglones torcidos del Derecho, alegato y petición

Nadie deberá negarle al abogado Van den Eynde coherencia hasta el instante final. Llegó diciendo que venía a participar en un juicio político y ayer se marchó confirmando que había participado en un juicio político. Su alegato estuvo basado en

La violenta fuerza de la seducción, tema

El principal debate de este juicio se libró ayer. No fue, como es habitual, entre acusaciones y defensas, sino entre acusaciones. Su origen está en el cambio de criterio de la Abogacía del Estado que se produjo tras la llegada

La paciencia infinita de la democracia, exhibición

Ahí están, sentados en el suelo, formando la primera línea de resistencia frente a un cordón de antidisturbios que aguarda de pie. Muchos de los concentrados llevan su teléfono móvil en acción. Tal vez quieran guardar un recuerdo de cuando

Los vídeos no tienen pie, y se caen

Empieza la mañana el juez Marchena despachando papeles a buen ritmo. Va dejando al margen de la prueba cualquier valoración, aunque sea de la Guardia Civil. Así admite, por ejemplo, la famosa agenda Moleskine o el documento Enfocats -—algo hiperbólicamente

Justicia, política y periodismo, excepcionando

El único sobresalto de la sesión me lo da Marchena cuando pronuncia excepcionar y lo veo formando ya parte de la banda bárbara de los que interlocutan y aperturan. No lo esperaba de él. Pero estoy equivocado. Excepcionar tiene un

La mano del mosso tiembla, filología

A trancas y barrancas, después de largos conciliábulos sobre la pertinencia de su peritaje, ha llegado el sargento ante el Tribunal. Las defensas protestan una y otra vez y la definitiva será cuando, sobre las anotaciones manuscritas de Jové —el

Página siguiente »