Barcelona y el golpismo

Se pregunta José María Albert de Paco, en su admirable Ciudad muerta, publicada el martes en Libertad Digital, cuándo había sentido vergüenza por Barcelona, comparable a la de la otra tarde perra. Y se responde que en septiembre de

Oiga, escuche

En la época del terror vasco era costumbre que los etarras y asimilados respondieran que no reconocían la autoridad del tribunal que habría de juzgarles. Era un lugar común aceptado por todas las partes. Los etarras vivían ariscamente fuera de

Tan buen muchacho

¿Cuál es la explicación de que Younes Abouyaaquob, 22 años, tan buen muchacho que incluso hablaba catalán correctamente, enfilara con una furgoneta las Ramblas matando hombres, mujeres y niños, y luego en su huida aún apuñalara definitivamente a un hombre

¡Al Salón!

Hace poco más de un año la alcaldesa Colau se encaró con dos militares que fueron a saludarla mientras visitaba el Salón de la Enseñanza: «Ya sabes que nosotros como Ayuntamiento preferimos que no haya presencia militar en el salón»

Falta de tiempo

El portavoz del Pp es un político transparente. Quiero decir que se le transparenta todo lo que tiene que tragar; y el tamaño es a veces enorme y la textura espesa de moco. Pero siempre es digna de mérito la

El último velo

Durante una buena temporada el avestruz socialdemócrata hundió la cara en el barro y reclamó al gobierno del Estado que no recurriera a la ley para encarar las maniobras del gobierno nacionalista de Cataluña. Diálogo, diálogo y diálogo, exigían los

Goolag

La cultura de la vergüenza y de la tergiversación, para usar las propias palabras de la víctima, han dejado sin trabajo al ingeniero James Damore. Es la consecuencia de haber escrito un memorial crítico de uso interno sobre la discriminación

« Página anteriorPágina siguiente »