Vida de château (VIII)

Camino de la isla, donde disfrutaré de la casa y de la compañía de un aristócrata español, tengo que detenerme obligatoriamente, aunque por pocas horas, en la ciudad y por lo tanto en sus periódicos. El espectáculo es inenarrable. Conviene

Diógenes en España

El affaire Bettencourt está poniendo en dificultades a buena parte de la clase dirigente francesa, a partir del conocido Asunto, esto es, la financiación ilegal de los partidos políticos. Habrá que ver hasta qué punto y con qué base, desde

Vida de château (VII)

Sarlat plantea el problema de cómo acabar con la corrupción del site. Le beaux site. He venido a ver la casa, realmente curiosa, donde nació La Boétie. La lápida del recuerdo es un punto ofensiva. «Aquí nació el célebre amigo

Vida de château (VI)

Toulouse, plaza de Víctor Hugo. En una esquina está uno de los lugares que me habrá procurado más felicidad en este mundo y en lo que conozco del otro. Mi estado de ánimo es muy parecido al que me subió

Vida de château (V)

Cena en La Tour des Vents, por azares. La primera fue correcta, la segunda de una mediocridad epatante, oxímoron. El lugar, sobre la llanura de la Dordoña, invita a no probar bocado tal es su calma y su belleza.

Vida de château (IV)

Vivir en el castillo cuesta 140 euros la noche y no sólo eso sino que el amanecer está incluido, y yo siempre, como un buen hombre optimista, tengo mucha hambre por la mañana. Un lugar tan excepcional es fruto de

Vida de château (III)

No soy mucho de letrinas, salvo la patriótica, pero fotografío la de Michel de Montaigne. Escribió páginas memorables sobre la defecación. La irrupción del yo, y el humanismo, en la literatura universal. La letrina, como un ojo cuadrado, está adosada

« Página anteriorPágina siguiente »